Electrobisturí Bipolar EB 300 Vet

Equipo apto para consultorio. Se utiliza con la red de energía domiciliaria 220 V 50Hz. 350 watts. Enfriamiento por ventilación forzada. Frecuencia de trabajo: 300 HKZ, máx. 350 HKZ. Peso aprox: 7 Kg.

Más detalles

REALIZAR UNA CONSULTA
  • Accesorios incluidos con el equipo:

    mango de corte,

    placa/pinza paciente,

    pinza bipolar,

    pedal para accionar la pinza bipolar,

    cable alimentación del equipo.

    El electrobisturí es un equipo electrónico, generador de corrientes de alta frecuencia (radiofrecuencia) con las que se pueden cortar o coagular tejidos.

    Se utiliza en casos similares que el bisturí manual y casi del mismo modo. La electrocirugía y su práctica suelen convertirse en una herramienta habitual, y muchas veces, imprescindible por las mejoras que produce en la recuperación del animal intervenido quirúrgicamente y la limpieza en el campo operatorio, dado que reduce considerablemente el uso de torundas ante la falta de sangrado, permitiendo intervenciones menos cruentas.

    El efecto electroquirúrgico se logra gracias a que se establece un circuito eléctrico a través del cuerpo del paciente. La acción se lleva a cabo en el electrodo activo (bisturí), que tiene una sección pequeña, logrando así densidades de corriente elevadas que dan lugar a los efectos quirúrgicos deseados.

    APLICACIONES

    Se puede utilizar para cualquier tipo de cirugía, siendo de mucha utilidad en cirugías invasivas y extensas, donde se logra una excelente coagulación de vasos sanguíneos. Sus controles son lo suficientemente precisos para poder cortar con precisión desde piel hasta remover tumores de huesos. El equipo cuenta con un sistema único de modulación de onda para corte coagulado y coagulado puro.

    Algunas de las aplicaciones:

    • Ablación de tumores
    • Tratamientos de la piel: puede utilizarse para remover lesiones y tumores en la piel.
    • Cortar tejido y coagular durante operaciones abiertas.
    • Sellar vasos sanguíneos.
    • Cirugía máxilo-facial para evitar el sangrado excesivo y realizar cortes precisos.

    PARA TENER EN CUENTA

    NUNCA DEBE VERIFICARSE SU FUNCIONAMIENTO REALIZANDO CHISPAS CONTRA OBJETOS METÁLICO porque se pueden producir serias quemaduras en el paciente e incluso en el personal en contacto con el mismo.

    • Deben ser conectados a un toma corriente de 220V con descarga a tierra. De esta forma se asegura protección al usuario y un mayor rendimiento del equipo ya que la placa o pinza paciente está referida a tierra.
    • No ubicar el selector de hemostasis en un nivel muy alto porque el equipo en lugar de cortar, únicamente coagulará. Una vez seleccionada la potencia de corte, si se pretende dar un poco de coagulación al mismo, debe incrementarse en forma paulatina el nivel de hemostasis hasta conseguir un corte puro con bajo nivel de necrosis. El selector ubicado en el sector azul sirve únicamente para manejar el nivel de coagulación. En la mayoría de las cirugías se lo ubica entre el sector mínimo y medio del dial. Al igual que el selector de hemostasis, debe ser aumentado en forma paulatina hasta obtener un nivel de coagulación óptimo (la potencia de coagulación es completamente independiente de la potencia de corte).
    • Placa o pinza paciente (aislante): actúa como electrodo de retorno, se conecta al equipo y al paciente. Se debe revisar bien que no existan lesiones previas en el lugar de contacto de la placa con la piel pues pueden producirse quemaduras.

    VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE SU USO

    VENTAJAS:

    Ahorro de tiempo.

    Ausencia de sangrado lo cual facilita la visibilidad del profesional actuante mejorando la intervención.

    Produce incisiones precisas sin necesidad de ejercer presión en los tejidos.

    Fácil acceso a áreas difíciles.

    Gran comodidad en el levantamiento de tejidos hipertróficos.

    Contención de la hemorragia.

    Excelente cicatrización de los tejidos con el correcto uso.

    Prevención de la infiltración de los microorganismos en la línea de incisión.

    DESVENTAJAS:

    No puede usarse con la presencia de elementos inflamables, agentes anestésicos explosivos, debido al riesgo de fuegos y explosiones.

    Humo y olor desagradable durante el procedimiento.

    Es fundamental el entrenamiento para la utilización clínica. Puede empezarse con pedazos de carne bovina, a temperatura ambiente, para observar los distintos efectos a determinada intensidad.